lunes, 23 de septiembre de 2013

Este es mi Dios


 
Este es mi Dios, el Dios de mis padres, el Dios de mi niñez, el Dios que descubro cada mañana al abrir mis ojos y mirar con asombro un nuevo amanecer.
Este es mi Dios. Mi Dios accesible. Mi Dios siempre esperándome en el Sagrario… en la Eucaristía. Mi Dios dispuesto a escucharme cuantas veces le busque, para contarle mis cosas, mis ilusiones, mis penas, mis fracasos, mis miedos, mis desilusiones. Mi Dios tiene tiempo para mí… tiene palabras de ternura para mi… porque su corazón divino es todo dulzura, todo bondad…  
Este es mi Dios donde puedo descansar de mis fatigas, donde encuentro consuelo y ayuda. Mi Dios que me sostiene, me anima, me guía, me regala las gracias que necesito para seguir el camino que me lleva de regreso a  “Casa”.
Este es mi Dios, en donde encuentro todo, porque mi Dios solo quiere llenarme de su amor y su felicidad. El es mi Dios y yo soy su pequeña, la niña de sus ojos…porque Dios es para mí y yo soy para mi Dios…
Fuera de Dios me perdería. Fuera de Dios me volvería a las criaturas idolatrándolas… fuera de Dios me llenaría de vacíos, de miedos, de angustias, de amarguras, de infelicidad. Fuera de Dios caería en un abismo donde el “yo” seria mi centro y mi desdicha…  
Madrecita de tu mano quiero siempre estar, a tu lado nada ni nadie me alejara de Dios… porque estando contigo estoy con Dios… donde tu estas… Dios siempre esta…

Desde la Soledad del Sagrario

 

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar