viernes, 7 de diciembre de 2012

Sacerdote de mi Cristo... en su aniversario sacerdotall






imagen de la web

Cantico Publico de Gratitud y Alabanza a un Sacerdote de mi Cristo en su Aniversario

Hoy es un día muy especial… hoy es el aniversario de una entrega incondicional… de una respuesta de amor a la llamada divina… de quien en su infinito Amor, le pensó, le acaricio y le amo antes de crearle...le creo con ilusión y esperanza, se regocijo en su bautismo sellándole con el amoroso ineludible sello de la vocación sacerdotal.
Aquel que le pensó desde toda la eternidad, Aquel que hizo maravillosos planes con usted, que lo eligió para convertirlo en su noticia eterna ante la humanidad… Aquel que disfruto verlo en humildad, aceptando el llamado en ese hermoso momento de la ordenación sacerdotal… Aquel que le concedió una madre amorosa, tierna y llena de sabiduría que lo guiaría desde la infancia hasta entregarlo a manos divinas en ese desprendimiento total… donde… una madre sabe salir de escena para que Dios entre con todo esplendor, llevando su alma por los senderos de Cristo…recogiendo rosas y devolviéndolas al Corazón de Dios…
Dios le pensó para la santidad…Dios le pensó para cosas grandes en la pequeñez,  Dios le concedió almas para guiar… Dios le regalo una madre espiritual, pequeña y grande, que le enseño el caminito de la infancia espiritual…caminito lleno de perfumes, de rosas, y de espinas que provocan hambre y sed de Dios… una madre que le brinda toda su ayuda porque el Cielo lo está pasando en la tierra, (como ella misma indico), ayudando a todos los que se dejan ayudar por ella.
La santidad de Santa Teresita lo deslumbro… su caminito pequeño, sencillo, simple, lleno de alegría, de eterno gozo, el darse a manos llenas en servicio a los demás por puro amor divino, por devolverle a Dios las almas, por ser causa de la alegría divina… ella ilumina su camino con sus enseñanzas… ella, con Santa Inés y bajo la protección de San José, van con usted por el camino de la santidad… Dios ha sido grande al regalarle tan hermosa compañía que van paso a paso con usted en el camino, contagiando a todos con el fuego divino de quien solo vive para Dios…ellos han sido sus santos de devoción siempre… de ellos ha aprendido… y con ellos va por camino seguro…
¡Alabado y glorificado sea Jesús!!... en cada una de sus misas. ¡Alabado y glorificado sea Jesús!!... en sus manos sacerdotales en cada consagración donde su mirada se pierde en el misterio, donde sus manos se llenan del fuego de la fe, de la esperanza y del amor... al contener el Corazón de Jesús en sus manos, al tener todo un Dios en sus manos… ¡Alabado y glorificado sea Jesús!!...en cada comunión que entrega a sus hijos, dándoles el pan eterno, el pan de la salvación eterna, el Dios que se hace alimento y bebida para las almas… y  en esa entrega va todo su corazon en cada comunión que da… va su convencimiento ineludible de la experiencia que vive como sacerdote de mi Cristo, en esa experiencia intima, en ese dialogo ininterrumpido con el Dulce Huésped del Sagrario…
¡Bendita sean sus manos sacerdotales!!... que regalan la bendición, el perdón de los pecados, que guían a las almas a verdadero redil…
¡Bendita sean sus manos sacerdotales!!...cuando unidas en ferviente oración elevan una plegaria intercediendo por sus hijos, las almas que Dios ha puesto en sus manos, pidiendo la conversión, la transformación, la santidad de todos… pidiéndole a Dios que reine en los hogares, en las familias, en los corazones… esperándolo TODO de Dios… dándose a manos llenas…porque Dios ha sido y es TODO para usted, sacerdote de mi Cristo…
Hoy, como ayer, renueva su entrega… en manos amantísimas de su Santa Madre Celestial… hoy, como ayer su amantísima madrecita, ya participando de la felicidad eterna, recibe con  alegría su entrega a Dios… porque una madre santa sabe que Dios vale la pena y nada como ser sacerdote de mi Cristo…es la mayor alegría para una madre… tener un hijo sacerdote… es ya tener asegurado el Cielo… por tan generosa entrega del hijo a Dios… en gratitud eterna… Dios vale la pena…
Sacerdote de mi Cristo… padre Daniel Gómez… un año mas de vida sacerdotal…un año mas de celebrar misas, de confesar las almas, de llevar las parejas a elevar su matrimonio al sacramento, de bautizar dándoles la adopción divina a niños y adultos, de escuchar a los pobres, a los pecadores, de rescatar a aquellos confundidos, desesperados, de vivir día a día entregándose a las almas, llevándoles a Dios, confirmándoles en la fe, contagiándolos de fuego encendido en su corazón de sacerdote por el celo de los interés de Dios…
Pido a mi Padre Celestial una lluvia de rosas para usted, pido le conceda las gracias que en este momento mas necesite… pido que le haga santo, muy santo, tan santo que alcance la gracia de vivir como Santa Teresita…obsesionada por el Amor y la Bondad divina… Que el fuego eucarístico lo consuma en una llama de Amor continuo e ininterrumpido… que sea tan y tanto el fuego que contagie a todos en su parroquia… porque el Amor de Dios se deslumbra en su vida cotidiana.
Mi pequeña y pobrísima oración por usted… siempre… ahí en la Soledad del Sagrario… hay una pequeñísima velita encendida en amor por usted, porque mi Padre Celestial, le ama con locura… usted es su esperanza… su noticia de Amor y Bondad para las almas…
Desde la Soledad del Sagrario
 

2 comentarios:

  1. Feliz día de la Inmaculada Concepción para ti y todos los que siguen tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias hijita...igual para ti...un abrazo...

      Eliminar