viernes, 25 de mayo de 2012

“SENOR YO QUIERO SER SIEMPRE LA HIJA MAS PEQUEÑA DE TU CORAZON”….


QUE DIFERENCIA ENTRE LOS HIJOS MAYORES
Y LOS PEQUENOS… 

imagen familia Pate
“SENOR YO QUIERO SER SIEMPRE LA HIJA MAS PEQUEÑA DE TU CORAZON”….


Hoy es 25 de mayo, apenas quedan 11 días para terminar el Maratón de Rosas de Avemarías… regalo de Amor a la Mater en este mes de mayo… Hermosa idea  e iniciativa de un sacerdote enamorado de la Mater… de esa Rosa Mística y hermosa…. Solo un corazón enamorado se lanza a hacer locuras como estas… y es que el Amor hace locuras porque el corazón puro así lo exige…

Hoy vengo a tus pies hermanitas amadas… mi Teresita y mi Inés… vengo buscando consuelo, buscando ayuda… vengo a desahogarme con ustedes… vengo cansada, con sueño, dolor de cabeza,  sin tiempo disponible,  pero con un corazón hecho fuego en el amor… si en el amor  de ver a todos los hermanos unidos en una misma actividad… hermanos unidos en un solo corazón… en una sola oración…. el avemaría…dándole honor y gratitud a Madre tan buena y tan hermosa,  tan llena de Dios, y tan dispuesta a defender a sus hijos de los peligros de la vida… tan atareada rescatando a sus hijos del camino de la perdición… he aquí, hermanitas mi gran desconsuelo… que  por más que lo pienso no lo entiendo ni lo puedo asimilar…
Teresita hermanita… hermanita Inés… ¿se han encontrado con una hermana más ingenua  y boba que yo?  Yo creo que si hay alguna… yo le sigo ganando.
Os cuento… con la idea del padre Daniel, que me fascino de entrada,  sin pensarlo dos veces me lance a ayudarlo… pensando y acariciando la idea que todos los hijos de “Mamá Bella” pudieran unirse y regalarle esa lluvia de rosas que el padre proponía. 
Sabéis que mi imaginación no se detuvo y corrió a velocidad increíble… me hice la idea de conquistar a todos… TODOS… los hijos de la Mater… para que la Mater recibiera desbordante lluvia de rosas, incontenibles… unas verdaderas avalanchas de rosas, exquisitas, hermosas, tiernas, de colores brillantes, impregnadas del perfume del corazón de cada uno de sus hijos…
Yo imaginaba a mi Madrecita Celestial con una sonrisa amplia, con un rostro iluminado por la alegría y el santo consuelo que todos sus hijos le daban con tantas rosas que le hacían llegar. Ah, si… siiiii… mi Madre encantada con el regalo… Mi Madre desbordando alegría… mi Madre con lágrimas en los ojos por tan hermoso reconocimiento a Ella… que tantos desvelos, oraciones y lágrimas derrama por sus hijos obstinados, otros traviesos y muchos enfermos
 por la dejadez  provocada por los vicios y faltas del alma…
Imaginaba a Dios feliz… inmensamente feliz ante la actividad de sus hijos con su amada y santa Madre… entusiasmado también con la actividad, por el regalo tan preciado a los ojos divinos.
El Padre Daniel ha colocado en vuestras manos y en la de San José, hermanitas amadas,  todo el cuidado de la actividad… Y yo en mi imaginación veo a todo el Cielo envuelto en la actividad… Oh si… la Iglesia Militante, la Iglesia Purgante,  todos los Coros Angélicos…  toda una unidad con el pequeño grupo de hijos de la Mater que trabajaban arduamente, entusiasmados en regalarle  una lluvia de rosas de avemarías a la Mater…
Todo iba a todo vapor… primero la meta fue medio millón de rosas… pero en 23 días se alcanzaba el millón… seguíamos entusiasmados hacia los dos millones…  todos a todo vapor…
Para ayudar a que el entusiasmo no decaiga, porque somos humanos y rápido  nos cansamos y queremos cambiar, y aun más si ya hemos llegado a la meta trazada… desde el principio cambiaba la portada para levantar el ánimo…  
Oh, santas hermanas mías, me sentía y me siento como si estuviera ante  un gran fuego y para que permanezca encendido y con la misma intensidad de llamas me viera obligada a estar todo el tiempo echándole leña, y todo aquello que lo mantuviera o encendiera aun mas… evitando a toda consta  que el viento viniera y lo apagara… ¿veis lo boba que soy?
imagen de la web
Oh, hermanitas mías, que tristeza tan grande al descubrir que los hijos mayores de la Mater, no sienten ninguna atracción hacia la actividad… ellos están dándole honor y reconocimiento de otra forma… parece que esta actividad es muy sencilla y poco atrayente… ¿Ven porque me siento tan ingenua  Teresita e Inés?  Me imaginaban no dos millones… imaginaba millones de rosas… pq todos se iban a entusiasmar con la idea.
He descubierto el significado de hijo mayor… y en el hijo menor o pequeño… El Mayor está envuelto en trabajos de mayor envergadura… los pequeños están libres para envolverse en cosas sencillas, pequeñas,  e insignificantes para otros… libres para volar a alturas y sospechadas y tocar con la punta de los dedos los velos de la eternidad… libres para en la sencillez y la simplicidad  encender con fuego  tan inmenso… tan intenso que sube como incienso ante la presencia de Dios… libres para darse en todo momento como los niños en toda clase de actividad que por su sencillez y simplicidad atrae la mirada divina…
No hermanitas, no critico la labor de los hijos mayores, es importante y apremiante para gloria de Dios, para provecho de las almas… pero yo, personalmente  no quiero esas sandalias… quiero la libertad de los pequeños… que suben a las rodillas del Padre o la Madre,  a darse como instrumentos en lo fácil y en lo complicado… en lo sencillo y en lo trabajoso… porque el amor lo hace darse al disfrute de todo aquello que sea  dar alegría al Corazón de Dios o de la Mater… quiero poseer la mirada de los hijos pequeños que  lo único que quieren es verlo todo al gusto de Dios… en la perspectiva divina… con una sencillez pasmosa…
DESDE LA SOLEDAD DEL SAGRARIO

2 comentarios:

  1. Hermana feliz Pentecostés.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias hijita... feliz Pentecostés para ti también.
    a

    ResponderEliminar