lunes, 26 de agosto de 2013

Para algunos es un chiste… ¿un chiste?... más bien diría una desgracia para la humanidad


 
imagen web
Hoy me encontré con esta imagen… les confieso que la tristeza invade mi ser al contemplar el plan de Dios, para con el hombre, desecho por la avaricia de unos, por la ignorancia de otros. ¿Hasta cuándo, Padre amado, vas a permitir tantos crímenes abominables contra tus pequeños no nacidos? Padre extirpa del pensamiento de las madres la idea de abortar… ayúdanos Padre Santo, ayúdanos a entender la magnitud de este pecado  para la humanidad.
Que hermosos planes concebidos  en la mente divina al crear este hermoso bebe, tan pequeño y tan humano. Si humano porque a simple vista se reconoce que es un bebe humano formándose, aunque exista quienes insiste en llamarle “una cosa”, es simplemente un ser humano que se le negó el derecho a nacer.  
Y es que existe la malévola idea de que el no nacido no tiene ningún derecho, solo la madre posee el derecho a decidir qué hacer con esa vida que ha surgido en su seno, alimentándose de ella, cobijándose en el lugar que debería ser el más seguro para el bebe que poco a poco va formándose.
Es maravilloso, realmente maravilloso, un milagro de vida como al ser concebido va formándose esa semilla humana, pasando por las etapas de formación hasta convertirse en un hermoso bebe humano. Esa transformación perfecta nos habla de Dios. De Dios, artista creador que gusta de los detalles, de la belleza, de la ternura que brota del corazón de Dios en cada nuevo ser humano por nacer.
 
Es para la ciencia no salir del asombro, maravillándose de las gracias concedidas por Dios, que lleva al hombre a convertirse en colaborador en la creación de la raza…  Inmenso regalo divino al hombre, el poder  participar en la prolongación de la raza, en la creación de un nuevo ser humano, carne de su carne, sangre de su sangre… ¿la respuesta del hombre?  Levantar su mano para asesinar sin piedad a un indefenso bebe que no puede defenderse… doblemente abusivo e incomprensible que por dinero se lleve a las madres con ideas absurdas a la carnicería humana.
 

No importa la criatura no nacida. No importa la madre que se expone en peligro su vida.  Solo importa lucrarse, comercializar con los restos del pequeño por nacer, sacar dinero a como dé lugar.  ¿Y la conciencia?  ¿Y los sentimientos?  Me imagino que deben estar “negros por las tinieblas del mal”…porque es tan inconcebible que el propio hombre mate su prole, prole indefensa,  que nada malo le ha hecho, que solo viene alegrar la vida de los suyos y los suyos lo traicionan.
 
Es muy triste lo que están sufriendo nuestros niños por nacer en el sagrado seno de las madres, madres confundidas, ciegas, llenas de problemas, que se dejan seducir por los consejos de quienes verdaderamente no conocen a Dios.
Madres que van a solucionar un problema en apariencia y salen con uno mayor, el de la conciencia que es el mayor tormento que existe, el peor enemigo interior.  Cuantas madres y aun padres que el dolor es tan inmenso que caen por caminos de perdición si no tienen quien les ayude a encontrarse con Dios. Solo Dios puede sanar heridas tan inmensas como las del aborto.
Pienso en el corazón de Dios. Pienso en esos hermosos planes concebidos por Dios para cada niño no nacido.  Dios permite esa nueva criatura  a pesar del pecado de sus padres, solo y únicamente porque hay un bien mayor a darse…sin embargo el hombre se rebela contra Dios negándole la vida que por derecho tiene ese hermoso bebe por nacer. ¿No es una locura?

Dios, por derroche de misericordia quiso hacer partícipe al hombre en la creación humana. El hombre ha abusado de este regalo al convertir en simple actividad de placer fuera de la seriedad, compromiso y amor que conlleva la paternidad y maternidad dentro del matrimonio sacramental.
Nuestros niños no nacidos viven una verdadera pasión, un calvario que solo en el cielo conoceremos la magnitud de este horrendo proceder inconcebible en la mente humana…solo la mano siniestra de quien nos odia tanto puede concebir algo tan monstruoso como el aborto… y ese es el enemigo de las almas… con sus mentiras, engaños, seducciones… y vuelve el hombre a caer pero esta vez contra su propia prole por nacer…
Madre amada, concédeme la gracia de poder reparar el horror que es el pecado de aborto.  Que sean muchas las almas que se den en reparación y oración por este tsunami que arropa el mundo: el aborto que es  el pecado más  abominable que pueda existir.
Madre que el dolor, sufrimiento, la pequeña desesperación de los bebes no nacidos sirva como ofrenda,  ante el altar de la Divina Misericordia,  para la conversión de sus padres, y de los que han procurado su muerte.  Ayúnanos madre buena a tomar muy en serio la oración del Santo Rosario por los abortos.
Desde la Soledad del Sagrario

No hay comentarios:

Publicar un comentario